RISK & NEWS: Supervisar Riesgos y Gestionar Riesgos No Es Lo Mismo

  • A ningún gestor de riesgos que se precie se le ocurriría administrar los riesgos a que esta expuesta su institución utilizando los indicadores de normativa de supervisión de riesgos. Una cosa es supervisar riesgos y otra gestionarlos.
  • Los modelos que utilizan los órganos de control para regular la gestión de riesgos de las entidades financieras necesariamente están diseñados de forma distinta a los modelos que deben usar los gestores de riesgo. Los objetivos son muy diferentes: los controladores se centran en tratar de reducir la exposición a riesgos de una institución mientras que los gestores en compensar los riesgos con los rendimientos. De allí que los modelos no tienen que y no pueden ser iguales.
  • Los supervisores para regular riesgos necesitan homogeneizar, agrupar y estandarizar la diversidad de negocios de las diferentes entidades para aplicarles limites genericos a los grados de exposicion de incertidumbres. Los gestores, por el contrario, necesitan segmentar e individualizar los negocios especificos de sus especificas entidades con la intencion de capturar la unicidad de riesgos. Exactamente al reves.
  • Lamentablemente esta distinción no es cabalmente comprendida por los gobiernos corporativos de las entidades financieras en general, y por sus comités de riesgos en particular. Quizá por tal razón una gran mayoría de los responsables de las unidades de riesgo, con el visto bueno (en el mejor de los casos) de los comités de riesgo, suponen que cumplir con la mera regulación seria suficiente para implementar una gestión eficaz. Y esto no es solamente un problema de mercados emergentes sino que se ubica precisamente en el centro de la gestación de la crisis financiera internacional de que padecemos.
  • El mismisimo presidente del Comite de Basilea en febrero de este año ha acusado a una gran cantidad de instituciones financieras de unicamente tratar cumplir con las regulaciones pero sin administrar verdaderamente sus riesgos: o sea, solo trataron de darle el gusto al controlador para no recibir multas. La adopcion generalizada de los modelos basicos o estandarizados del Nuevo Acuerdo es una muestra cabal de la lenidad con que se ha enfocado el problema so pretexto de que la implementacion de los modelos avanzados requeriria de informacion no disponible, excusa ya superada hasta por instituciones de pequeños mercados que mostraron en la practica la voluntad de afinar sus modelos de gestion de riesgos.
  • Existen por lo menos dos factores que alimentan la confusión entre modelos de supervisión y de gestión: el primero es sin duda el desconocimiento de la justificación de la función riesgos en una entidad financiera debido quizá a cuestiones generacionales, o a la ausencia de suficientes capacidades técnicas en los gobiernos corporativos, especialmente en las Juntas Directivas. El segundo, y quizá aun más importante que el anterior, es el costo: definitivamente gestionar riesgos no es barato; y para peor esa actividad es ingenuamente percibida como un gasto, y por lo tanto recortable como el gasto en papel para fotocopiadora.
  • Pocas entidades (en realidad sus gobiernos corporativos), especialmente de países emergentes, han decidido implementar las dos naturalezas de la función riesgos: cumplir con la normativa prudencial de riesgos para operar dentro de los marcos legales y además gestionarlos, de modo de poder hacer negocios de forma tal que sus rentabilidades los compensen.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS